Mujeres Triquis

(botines de Guerra)

La lucha de liberación de los pueblos triquis ha sido una de las más largas, dolorosas y sangrientas de nuestra historia moderna. Despreciados y humillados por la Nación mexicana y los gobiernos locales desde el siglo xix, sufrieron un fallido embate "final" del sistema priísta toda la segunda mitad del siglo xx. Mas los triquis, esforzados y ejemplares, siguen plantados en el mapa del que tanto los han pretendido borrar.Sin embargo, el día de hoy nos ocupa lo que al parecer a muy pocos les es importante, la violencia hacia las triquis, quienes después de sufrir de violencia por "usos y costumbres" hoy son parte del botín político que existe entre dos organismos que luchan por el poder político, el problema entre el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) y la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui ( UBISORT= surgió desde 1977, pues existen expedientes penales que registran matanzas de niños, mujeres y ancianos, bajo los números 4/1983, 28/1983, 19/1983, 13/1983, 35/1986, 55/1986, 13/1994, 25/1998, 5/1985, 164/2004, entre otra lista numerosa. .

  Las triquis sufren un conflicto  de la violencia criminal, política y económica que asuela la región Triqui, en el corazón de la Mixteca profunda.
Debido a esta situación el éxodo forzado por miedo a ser "si eres hombre asesinado"" y si eres mujer desaparecida"como lo indica una de estas mujeres que hoy se atreven a hablar  es cada vez mas mayor, Millares de campesinos indígenas emigran desde entonces a Estados Unidos, el Distrito Federal, Miguel Alemán (Sonora) y los valles de Baja California.mujeres desaparecidas, violadas de todas las edades desde pequeñas de cuatro años hasta mujeres de sesenta,y hoy desde hace cinco meses se encuentran desaparecidas Daniela y Virginia Ortiz Ramírez de catorce y veinte años hermanas secuestradas y desaparecidas.
según consta en la Averiguación Previa 187/2007.

Antonio Bautista Ramírez y Dionisio Merino Ortiz, relataron ante el Ministerio Público, que ese día, se encontraban en Santiago Juxtlahuaca esperando transporte para dirigirse a Putla de Guerrero, cuando observaron que en una camioneta Ford Ranger de doble cabina color azul marino y sin placas, conducida por Francisco Herrera Martínez, llevaban con los ojos vendados a Daniela y Virginia Ortiz Ramírez.

En la cabina de la camioneta, Timoteo Alejandro Ramírez sujetaba y encañonaba con una pistola a la menor Daniela.

De igual forma, en la parte media del asiento trasero, también llevaban vendada de los ojos con una franela roja a la maestra Virginia, quien era sometida por Miguel Ángel Velasco Álvarez y José Ramírez Flores.

Los testigos confesaron que no se atrevían a denunciar esto porque los secuestradores de la UBISORT son conocidos por su alta peligrosidad.

Ante la incapacidad de las autoridades estatales para aplicar justicia en el estado de Oaxaca, la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos y los familiares de dos mujeres triquis que cumplieron ya el pasado cinco de diciembre cinco meses de desaparecidas expusieron este caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El caso más reciente, es el ocurrido el domingo 21 de octubre de este año cuando resultó herida de gravedad Sofía Bautista, de 11 años de edad.la cual aun permanece internada con secuelas graves después de sufrir un derrame cerebral, al penetrar la bala por la región occipital y quedar alojada por horas la bala en la mejilla derecha de la pequeña.


Pero eso, al gobierno estatal parece no importarle. El propio procurador de justicia del estado, Evencio Nicolás Martínez Ramírez, reconoce: “Es una zona muy conflictiva (la región Triqui) y no voy arriesgar a mi gente para que entre a esa zona. Esa violencia ya tiene años, no es de ahora. Entonces, no puedo resolver, en seis meses, de noche a la mañana, el problema”.

En palabras de las denunciantes, el procurador les dijo que: “lamentaba la situación por la que estaba pasando la familia (de dos indígenas desaparecidas), y que no se trata de que ellos no quisieran trabajar, pero que todo va muy lento porque es muy difícil entrar a la zona triqui por la presencia de los grupos políticos en la región, y que no va a arriesgar a su gente; y que respecto a la denuncia por violación, el 21 de febrero, se ordenó a la policía ministerial la detención de los responsables, y cuando se les detengan tal vez se pueda tener una pista para localizar a las jóvenes desaparecidas.

Por si fuera poco, los representantes del gobierno piensan que “debido a la violencia que vive la región triqui, la forma de resolver los conflictos es militarizar la zona”.

Hasta se da el lujo de ironizar: “si quieres, puedes ir a toda la región triqui a buscar a tu familia, hasta te voy a aplaudir si vas a hacer eso”.

 

Escuche el Reporte en Audio de la Periódista Independiente: Verónica Villalvazo. Dividida en dos partes de 30 minutos.

 

Última Parte del testimonio recabada en una comunidad Triqui por parte de Verónica Villalvazo.

 

Página Principal